Mamá emprendedora; mujer imparable

Emprender y ser mamá no tienen que ser antónimos y como sabemos que quien quiere y trabaja por lograrlo, puede, sabemos que una Mamá Emprendedora puede ser imparable a la hora de triunfar.

Las Mamás Emprendedoras son criaturas extraordinarias: crian a su prole, cuidan de su hogar y de sus seres queridos, andan de punta en blanco y persiguen su sueño de tener su propia empresa. Por ello enumeramos las cualidades que las hacen ser las mejores emprendedoras que existen y cómo hacer para potenciarlas.

  1. Una Mamá Emprendedora sabe trabajar bajo presión: Las necesidades de sus hijos, sin importar la edad que tengan, son una constante presión por satisfacer. Que tu adolescente no se quiera levantar para ir al colegio, que el más pequeño necesite ayuda para bañarse y, a la vez, tener el desayuno listo y las loncheras a punto, es una muestra de las situaciones que las madres tiene que vivir día a día.
  2. Una habilidad innata para negociar: Una de las labores más dificultosas que tiene toda mamá emprendedora es negociar con sus hijos, porque involucra dos factores: lograr que hagan lo que se pide y que lo hagan de buena gana.
  3. La capacidad de saber resolver: El éxito de una empresa radica en saber gerenciar y satisfacer todas las demandas que se tienen. No siempre esto resulta viable y tiene un final feliz. Por el otro lado, una madre hace todo lo posible por satisfacer las necesidades de su prole, aún con recursos limitados. Para ellas el “no se puede” no existe y con creatividad y destreza logran resolver.
  4. Las Mamás Emprendedoras saben controlar los altibajos: Una madre no conoce la opción de “rendirse”. A pesar de todo, una madre jamás renunciará a sus hijos y sabrá controlar sus emociones para salir adelante.

Mientras un emprendedor sí tiene la opción de tirar la toalla, una mamá emprendedora sabe navegar durante la tormenta, porque la maternidad la hizo una guerrera.