El emprendimiento como mecanismo productivo de un país

El emprendimiento es uno de los principales motores dinamizadores de las economías e impulsores del desarrollo productivo.

Esta afirmación está respaldada por innumerables ejemplos en países de todos los continentes del planeta (Nueva Zelanda, Australia, Suráfrica, Finlandia, Bulgaria, India, Japón, Israel, Tailandia, Brasil, Colombia, Irlanda, Chile, México, China). El tema emprendimiento ha formado parte de las recetas de impulso económico y social productivo, de las naciones desarrolladas y, sin excepción, de todos aquellos países que abrazan el progreso como su camino al desarrollo productivo.

Se han realizado innumerables aproximaciones conceptuales de emprendimiento, pero desde la visión económica que nos ocupa, es la capacidad para identificar y coordinar recursos productivos al servicio de una idea o innovación con el fin de materializar un negocio.

El emprendimiento contribuye de un modo fenomenal al bienestar, a la riqueza de la sociedad y, por supuesto, al desarrollo productivo. Algunas consecuencias y energías constructivas que genera la movida emprendedora son: competencia, variedad, selección, cooperación, transformación, evolución, innovación, avance científico y del conocimiento, entre otras. Estas consecuencias se alcanzan inclusive de manera mucho más eficientes y diversificadas que las alternativas propuestas por las teorías económicas clásicas.

En última instancia, el beneficiario objetivo del emprendimiento es el propio individuo en sociedad, quién obtiene como resultado las condiciones para lograr la mayor suma de bienestar y/o felicidad como sociedad. Se construyen con el talento, habilidad, capacidad, resistencia y fortaleza. Por ello, el emprendimiento ha sido el ingrediente base de las recetas económicas exitosas para masificar el empuje individual y lograr el arranque y crecimiento de la economía. Esto trae como consecuencia directa el desarrollo productivo de un país.

Ahora bien, ciertas condiciones son indispensables para generar el ambiente y entorno favorable para que surjan, se estimulen y multipliquen los emprendedores en una sociedad: libertad económica y garantía del derecho a la propiedad, políticas y normas afines al tema, instituciones amigables, incentivos tributarios, acceso a Capital de Riesgo (un sistema y tejido robusto de inversión pública – privada de Capital de Riesgo), infraestructura de capacitación, apoyo y acompañamiento (incubadoras, aceleradoras, Parques Tecnológicos), acceso a tecnologías de punta y principalmente, educación sobre el tema.

Es importante resaltar que de los ocho emprendedores que fracasan en su intento original, siete reintentarán con más experiencia y empuje que antes. Es un fenómeno cíclico autoalimentado:

EMPRENDIMIENTO = CRECIMIENTO ECONÓMICO = + EMPRENDIMIENTO

Ahora, ¿apostarías al emprendimiento como mecanismo productivo individual con impacto en la sociedad y país?

One comment on “El emprendimiento como mecanismo productivo de un país